¿Qué es ecocombustible?

El ecocombustible apunta como una de las fuentes de energía renovable con más futuro a corto plazo, esta materia orgánica puede ser desde deshechos de agricultura (hueso de aceituna, cáscara de almendra, carbón) a restos de madera, como pellets o serrín.

La conversión de biomasa a biocombustible se puede lograr mediante diferentes métodos, gracias a los avances técnicos se ha posibilitado la aparición de sistemas de aprovechamiento energético cada vez más eficientes, fiables y limpios, causando que se empiece a considerar como una alternativa a combustibles fósiles.

Uso térmico de materiales de naturaleza orgánica

Uso térmico de materiales de naturaleza orgánica

La obtención de energía térmica se realiza con diferentes propósitos, la producción de calor y agua caliente son las más comunes dentro del sector de la biomasa. Las aplicaciones térmicas más comunes de la biomasa son las instalaciones industriales, comerciales, agrícolas o el sector doméstico.

En España ya existen instalaciones térmicas en industrias, edificios de uso público, residencias, hospitales, colegios, etc.. Las aplicaciones térmicas se realizan principalmente a través de estufas, calderas o chimeneas.

¿Por qué el cambio al ecocombustible?

Porque respeta el medio ambiente, es la única fuente de energía completamente neutra en cuanto a la emisión de CO2 emitido en su combustión fue previamente absorbido de la atmósfera durante su crecimiento vegetal.

Otro importante motivo es económico, su precio es mucho más bajo que el de carburantes fósiles. Las previsiones futuras son que estas diferencias serán mayores, debido a que los precios de los carburantes fósiles experimentan subidas anualmente, frente a subidas moderadas de la Biomasa.

En España, actualmente el principal uso es térmico, mediante estufas y calderas domésticas. Según cifras del Consejo Europeo del Pellet se estima que en España había cerca de 130.000 instalaciones domésticas funcionado en 2014. La mayoría de estos equipos se ha instalado en los últimos años, en los que el ahorro que supone la biomasa frente a las fuentes de energía convencionales como el gasoil, gas o electricidad, ha tenido un papel fundamental para los consumidores, a la hora de decidirse por esta opción.

La mayor parte de estas estufas y calderas utilizan pellets. Otra opción es usar astillas de madera, hueso de aceituna o cáscara de las industrias que elaboran almendra.

¿Necesitas ayuda?

Si quieres más información sobre nuestros productos, te asesoraremos sin compromiso.

Contacta con nosotros

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Aceptar Más información